BACK TO THE HOME PAGE

Declaración y expresión de condolencia de Bobby Peek, Director de GroundWork - Friends of the Earth South Africa, en el servicio conmemorativo de MaFikile Ntshagase en Somkhele, KwaZulu- Natal, Sudáfrica el 29 de octubre de 2020

Agradecemos a la familia y organizadoras/es por darle a groundWork el espacio para decir unas pocas palabras.  

En los últimos años trabajamos con MaFikile Ntshangase y apoyamos a MCEJO y la comunidad en contra de la mina de Somkhele y otros proyectos de minas en esta área.  El año pasado, MaFikile pasó tiempo con nosotras/os y otras/os activistas comunitarias/os en Mpumalanga, para intentar comprender los impactos que tiene la minería de carbón para la sociedad.

Nuestras más sinceras condolencias y solidaridad con la familia Ntshangase.  Con la gente de esta hermosa tierra, con nuestras amistades en MCEJO.  

También expreso las condolencias de Amigos de la Tierra Internacional, la Federación ambiental de base más grande del mundo que “quiere asegurarles que la federación Amigos de la Tierra condena enérgicamente el asesinato de Mama Ntshangase y apoyaremos los reclamos de justicia para que no impere la impunidad.  Tomamos la lucha de Mama Ntshangase como una inspiración y nunca olvidaremos su compromiso y trabajo por su comunidad”.  

MaFikile Ntshangase pagó con su vida porque quería participar libremente en una democracia abierta que se nos prometió inicialmente en 1995, cuando Tata Madiba se convirtió en nuestro primer presidente electo democráticamente.  Pero claramente años después la gente no quiere esto.  Quieren sembrar miedo para que no cuestionemos las prácticas no democráticas del estado y las grandes empresas.

Hoy, MaFikile está con los ancestros, no solo de esta área, sino con las muchas personas que murieron por intentar defender sus tierras, medios de sustento y medioambiente.  Global Witness, una organización que monitorea las/os defensoras/es de derechos humanos, la tierra y el medioambiente en todo el mundo, nos da pruebas de que el caso de MaFikile no es el único lamentablemente.  En julio publicaron su informe anual donde establecen que en 2019 212 personas fueron asesinadas en el mundo por defender pacíficamente sus hogares y expresarse en contra de la destrucción de la naturaleza.  Son cuatro personas por semana.

La minería es el sector más letal en el mundo con 50 defensoras/es asesinados en 2019.

Pero más cerca de casa, esto no es una sorpresa ya que groundWork, MCEJO, el Centre for Environmental Rights, Earthlife, la South Durban Community Environmental Alliance, Womin, MACUA, MEJCON, el Global Environmental Trust y muchas otras organizaciones populares advirtieron de esta violencia.  En marzo de 2016, groundWork compartió el dolor y la ira de la familia Radebe y la comunidad de Xolobeni en el Cabo Oriental.  Hoy compartimos el mismo dolor e ira con ustedes.

Observamos que la violencia y los asesinatos van más allá de estas áreas. En 2017, seis personas fueron asesinadas en Empembeni, cerca de la Bahía de Richards, supuestamente en conexión con un proyecto petrolero. También en la Bahía de Richards, la violencia se desató entre la comunidad por la minería, lo que tuvo como resultado la muerte de Meshach Mbuyazi.  Es claro que cuando los proyectos de minería y petróleo llegan a las comunidades, la muerte también las visita.  Esta es la razón por la que groundWork le dice No a la minería, ni aquí ni en la tierra de nadie.

Nos han advertido.  El dolor se veía venir.  Human Rights Watch y nuestra propia Comisión Sudafricana de Derechos Humanos indicaron su preocupación por las actividades mineras en el área y el impacto en las tierras y la seguridad en 2018 y 2019.

Dentro de unas pocas semanas, el 10 de noviembre, celebraremos el 25 aniversario de Ken Saro Wiwa y los  8 miembros de la comunidad que fueron asesinados por el estado nigeriano por resistir las actividades de Shell en Ogoniland, en el Delta del Níger.  Tata Mandela criticó al estado nigeriano y al dictador Abacha.  Tenemos que garantizar que MaFikile siempre sea recordada con Ken y sus amigos.   Debemos manifestarnos y desafiar a nuestro estado a que actúe e investigue rápidamente el asesinato y otras amenazas violentas en el área de Somkhele, para evitar más pérdidas de vidas.

Finalmente, expreso las condolencias de la comunidad, amigas/os y organizaciones de todo el mundo.  Desde Suecia, Estados Unidos, El Salvador, Filipinas, Mozambique, India, Australia, Ghana, Kenia, Uruguay, Togo y muchos más.  Demasiados para mencionarlos todos.

Que su alma descanse en paz con todos los ancestros.